La educación es uno de los pilares básicos de la Sociedad del Pleno Empleo a que aspira el Partido Popular. Para nosotros la educación es una tarea de todos, del conjunto de las familias y de la sociedad española y andaluza. Nadie debe abdicar de esta responsabilidad compartida.

Andalucía tiene que incrementar sustancialmente su nivel cultural, tanto en los aspectos científicos y tecnológicos como en sus aspectos humanistas, de modo que pueda contribuir y beneficiarse de manera decisiva del desarrollo de la nueva cultura empresarial creadora e innovadora, pieza básica del desarrollo económico y social del presente y del futuro.

Para conseguir que Andalucía se incorpore a los primeros puestos de España y Europa, debemos disponer de un sistema educativo con visión de futuro y ello sólo puede conseguirse desde la libertad, la calidad, la exigencia, la equidad, y la flexibilidad.

Una educación de calidad exige la dignificación y el prestigio de la función docente, la mejora y adaptación de los contenidos a las circunstancias del siglo XXI, mejorar notablemente las enseñanzas artísticas y la formación profesional y conferir a los centros educativos un nuevo estatuto en línea con la reforma educativa promovida por el Partido Popular a escala nacional.

Las Universidades andaluzas necesitan de manera urgente asumir la reforma promovida desde el gobierno de la Nación de modo que la cantidad no termine por mermar de manera irreversible la calidad. Especialmente, las Universidades deben formar parte de un entramado universitario- empresarial-social de modo que sus aportaciones sean fuente de riqueza para todos los ciudadanos.

Para el Partido Popular de Andalucía, la cultura andaluza ha sido sistemáticamente mediatizada por los sucesivos gobiernos socialistas siendo como es, sin embargo, uno de los elementos relevantes que forman parte de nuestra identidad histórica común.

 

La cultura debe respetarse como manifestación libre y creativa de la sociedad andaluza por lo que su ejercicio debe producirse sin la ingerencia interesada de los poderes públicos. Las instituciones andaluzas deben fomentar sus expresiones plurales sin arbitrariedad ni suplantar o sustituir las iniciativas culturales de la sociedad.

Los andaluces debemos ser conscientes de nuestra dimensión de potencia cultural en el seno de la cultura española y europea y aprovechar las posibilidades que su prestigio y extensión nos ofrece para manifestarnos como Comunidad contribuyendo desde el propio desarrollo al desarrollo común de la cultura nacional.

 

El Partido Popular hará que la cultura andaluza se convierta en una de las industrias más prósperas de nuestra Comunidad. Tenemos el firme compromiso de invertir en las industrias culturales de reconocido futuro, en la extensión de la sociedad de la información y en el apoyo sin sectarismo a los artistas y creadores fomentando las iniciativas culturales de la sociedad civil.

Debemos sentirnos orgullosos de nuestro modo de hablar español y debemos combatir toda discriminación o falta de consideración por esa causa, entre nosotros y en el resto de España.

 

Igualmente, y apoyándonos en la difusión y presencia creciente del español, debemos aprovechar las ventajas comparativas que ello nos ofrece en los mercados, muy especialmente en los culturales, educativos y de la comunicación sobre todo si lo completamos con una segunda lengua de ámbito mundial, que debe ser objetivo de nuestra educación.

Necesitamos una redefinición del concepto del "patrimonio cultural andaluz" que incluya no sólo el patrimonio histórico propiamente dicho, sino asimismo su acrecentamiento vivo en las generaciones actuales y hacer que su conocimiento y valoración estén especialmente presentes en el sistema educativo y en los medios públicos de comunicación.

Igualmente, necesitamos recuperar con ilusión y con recursos la corriente investigadora cultural y antropológica de la realidad andaluza iniciada en la segunda mitad del siglo XIX.

La cultura andaluza en todas sus dimensiones debe ser impulsada por las empresas privadas andaluzas, las Fundaciones y otras asociaciones ciudadanas, siendo apoyada esta labor por las Administraciones públicas.

En este sentido, debemos impulsar de manera decidida la consideración del flamenco -resultado de la aportación y de la integración de razas y étnicas diferentes-, como creación cultural eminente que exige un reconocimiento universal.

Determinadas manifestaciones cívicas, festivas y religiosas y la fiesta de los toros deben ser especialmente consideradas por las Administraciones Públicas andaluzas para preservar su pureza de acuerdo con sus protagonistas y asegurar así su pervivencia, su aportación y su atractivo.

 

El Partido Popular de Andalucía piensa abrir nuevos cauces para que la cultura andaluza se desarrolle no sólo en Andalucía o en España, sino también en el exterior.

Conscientes del papel de los medios de comunicación para combatir las carencias de nuestra Comunidad tanto en vertebración regional como en el conocimiento, expansión y respeto de la cultura andaluza, el Partido Popular impulsará la constitución de un ámbito andaluz en las agencias de noticias y favorecerá la creación de nuevos medios de comunicación.

Igualmente, reformará sustancialmente el concepto de radiotelevisión pública vigente, condicionada actualmente a competir con las televisiones generalistas con grave deterioro de sus contenidos, apostando por un modelo público cuyo coste financiero se vea justificado por un mejor servicio a la cultura y a la identidad andaluzas.

TODAS ESTAS ORIENTACIONES Y LAS PROPUESTAS QUE DE ELLAS SE DERIVAN CONTRIBUIRÁN CLARA Y DEMOSTRADAMENTE A HACER MÁS POR ANDALUCÍA Y A HACER, CON TODOS, ENTRE TODOS Y PARA TODOS, UNA ANDALUCÍA MEJOR.