El mundo es cada vez más global y más interdependiente. La globalización de los intercambios y de las inversiones permite la especialización de los territorios en las actividades en que son más competitivos, generando un movimiento constante de deslocalización y recolocación de las actividades económicas.

En este panorama, el Partido Popular de Andalucía cree que la globalización exige que las empresas andaluzas descubran, refuercen y reinventen sus factores de competitividad y que se impulse una nueva política que apoye la internacionalización y la interdependencia de nuestras empresas y su proyección al mundo. La internacionalización de la economía es una garantía de competitividad y de crecimiento económico.

Andalucía terminó el pasado año con un déficit comercial de 701,39 millones de euros, situándose la tasa de cobertura en el 93,54%.

Por destino de las exportaciones, los países de la OCDE siguen recibiendo más del 83% del total de los productos andaluces. Dentro de estos países, la Unión Europea se mantiene como principal destino, mientras que Latinoamérica apenas incrementó su balanza comercial con Andalucía. Por otra parte, las exportaciones andaluzas siguen representando el 8% de las ventas de España en el mundo.

Si en el pasado se argumentaba la fuerte atracción de la inversión directa externa en

Andalucía como una manifestación de las potencialidades de la Comunidad, ahora, cuando los datos no favorecen la imagen de una Andalucía imparable, el Gobierno andaluz no habla de ellos.

Es necesario un nuevo impulso y la renovación de la política de apoyo a la exportación basada en nuevas ideas, que incorporen a más empresas a la actividad exportadora y refuercen el compromiso de la administración andaluza con los agentes económicos a partir de nuevos proyectos. El futuro Gobierno del Partido Popular de Andalucía centrará su actividad en la incorporación de nuevos sectores, más empresa y nuevos productos a la exportación.

El conocimiento, la investigación, la innovación, la creatividad, la calidad y los servicios son los factores de la nueva era de la competencia internacional. Impulsar una política de internacionalización de las PYMES no sólo redundará en beneficio de las propias empresas, sino que es la principal garantía para el mantenimiento del empleo, del progreso económico de la región y de la mejora de la calidad de vida de los andaluces.

La globalización económica ha producido un cambio de la cultura y la gestión empresarial. Ya se acepta como una necesidad la internacionalización de la actividad empresarial como arma competitiva no sólo en la comercialización, sino también en la producción y en la prestación de los servicios al consumidor. El Gobierno del Partido Popular de Andalucía impulsará a las empresas a superar el estadio inicial de la exportación para pasar a completarla con la inversión en el exterior.

 

En este proceso Andalucía debe jugar un papel importante, desarrollando instrumentos que faciliten y dinamicen el cambio necesario que deben realizar las PYMES para afrontar los mercados exteriores.

De esta forma el Partido Popular de Andalucía considera necesario:

•     Unir la promoción del turismo a la industria y al comercio, y aprovechar las sinergias de la promoción cultural para que se nos permita aprovechar economías de escala y extender los beneficios de la promoción a más sectores económicos.

•     Lograr el equilibrio entre lo local y lo global, que marque el desarrollo económico y social de nuestra Comunidad. No solo las empresas deben aumentar su presencia en el exterior, sino que el proceso de internacionalización debe extenderse a las instituciones y a la sociedad andaluza en su conjunto.

•     La educación, la formación dirigida a mejorar la competitividad y productividad del capital humano, la información, la investigación y la innovación, son apoyos imprescindibles a la internacionalización.

•     El trabajo conjunto en el interior con las Cámaras de Comercio y la Asociaciones empresariales para estimular y motivar a las PYMES en la necesidad de exportar e internacionalizarse.

•     Empresas más grandes para competir.

Son necesarios Programas de apoyo a las fusiones entre empresas que tengan como objetivo la búsqueda de una dimensión óptima de la empresa para competir. Los incentivos a la fusión empresarial, cuando no revistan las características apropiadas, deberán ser sustituidos por estímulos a la creación de consorcios de empresas, bien sea de venta, bien de promoción o prospección.

•     Líneas especiales para inversiones en intangibles. Impulsar la salida al exterior de nuevos sectores que aporten imagen y valor añadido a la marca Andalucía en los mercados internacionales, apoyando empresas que realicen inversiones en el exterior en activos intangibles como la ingeniería civil y de procesos, consultoría, gabinetes de abogados y arquitectos, agencias de viajes franquicias o distribución y comercialización.

Mejorar la calidad y eficacia de la red exterior de Andalucía. Debe reforzarse y readaptarse la red exterior de Andalucía y buscar la máxima complementariedad con la red del Gobierno central. El objetivo es crear una red en el exterior que sirva para apoyar la presencia exterior andaluza en todos los ámbitos: económico y comercial, también turístico, cultural o de cooperación institucional. Incorporar a esta tarea a los muchos andaluces que hoy están en el exterior desarrollando su labor profesional, así como a las empresas instaladas, uno de los retos para el próximo milenio.

El Partido Popular de Andalucía propone las siguientes medidas:

•     Asegurar un marco estable de compromisos con los agentes económicos y sociales suscribiendo un Acuerdo por la Internacionalización de la Economía Andaluza entre todos los agentes económicos y crear el Observatorio del Comercio Exterior de Andalucía.

•     Elaborar un nuevo Plan de Internacionalización de la Empresa Andaluza 20042007 en colaboración con la Cámaras de Comercio y debatirlo en el Foro de la Internacionalización de la Empresa y de la Economía a celebrar en el 2004.

•     Diversificar las exportaciones, incorporando nuevos sectores y más empresas a la exportación mediante la constitución de un Fondo Exterior-Capital Inversión con

la Junta como socio.

Su principal aportación es que la Administración no sólo apoya financieramente a los proyectos, sino que participa como socio en la inversión mediante la participación en acciones, préstamos participativos o deuda subordinada y otros instrumentos que pueden tener la consideración de participación de capital social o asimilado.

•     Incorporar 600 nuevas empresas a la actividad exportadora entre el 2004 y el 2007 y apoyar especialmente a las pequeñas y medianas empresas andaluzas con vocación exportadora.

•     Extender la actividad exportadora a nuevos productos que diversifiquen nuestra oferta al exterior y que incorporen calidad, valor añadido e innovación.

•     Ayudar a que las empresas andaluzas se introduzcan en nuevos mercados y tomen posiciones estratégicas en los mercados emergentes.

•     Reforzar, innovar y aumentar la eficacia de las acciones de promoción exterior de los productos y servicios exportados por la Comunidad. Mantener un catálogo de al menos 100 acciones de promoción en el exterior que anualmente se organizarán con nuestro apoyo y la coordinación de los agentes económicos.

•     Extender la cultura de la internacionalización a todos los ámbitos de la empresa y a otros ámbitos de la sociedad que permitan hacer más competitiva nuestra economía. Extender la enseñanza de idiomas, las estancias de estudiantes en el exterior y de extranjeros en la Comunidad y crear parte- nariados internaciones con Instituciones públicas y privadas.

•     Consolidación de los mercados prioritarios y tradicionales de la exportación.

•     Mejorar y ampliar la eficacia en la prestación de servicios a las empresas y agentes económicos, tanto en el interior como en el exterior a través del Instituto Andaluz de Comercio Exterior de Andalucía. Este Instituto ejercerá el liderazgo y la coordinación de todas las acciones financiadas con recursos públicos y desarrollados por las instituciones y entidades con competencia en esta materia en el ámbito de la Comunidad. Esta coordinación buscará la mayor corresponsabilidad y participación de todos los agentes tanto en su diseño y planificación como en la gestión.

 

Las empresas, y en especial las PYMES con vocación y orientación exportadora, serán las principales destinatarias de las acciones y programas del Instituto en las políticas de apoyo, y de los servicios dirigidos a fomentar la exportación y la inversión exterior. Queremos que el Instituto sea el instrumento que realice y ejecute el Plan de Internacionalización de la Empresa Andaluza 2004-2007.

 

Impulsar y crear nuevos instrumentos de apoyo a las empresas y a las actuaciones de promoción en el exterior, como ejes estratégicos que oriente toda la política de apoyo a las PYMES, con una aportación de recursos públicos estable y adecuada a través de los distintos departamentos autonómicos y en especial a través del Instituto Andaluz de Comercio Exterior.

•     Aumentar el grado de internacionalización de la economía, apoyando la presencia empresarial en mercados exteriores, especialmente la inversión en el exterior. Esta debe ser una prioridad tan importante como la exportación en los próximos años: elevar el grado de apertura exterior de nuestra economía en 2 puntos.

•     Potenciar, adaptar y ampliar la red exterior de la Comunidad, así como los servicios de la misma adecuándolos a las necesidades de las empresas.

•     Realizar una labor selectiva de atraer inversiones extranjeras a la Comunidad de Andalucía, de manera que estimulen el proceso de internacionalización de nuestra economía, que generen empleos cualificados y que incorporen calidad e innovación a la exportación.